Cuando el atardecer y la noche se pelean; cuando se entrelazan rasgando el cielo y partiendo en dos las nubes..

Cuando uno tiñe lo infinito de un rojo pasión intentando seducir al Sol; cuando la oscuridad lanza contra éste tonos morados camuflados en susurros, y abraza por la espalda a su adversario..

Sólo entonces, cuando la noche ya ha vencido, me coloco algunos abrigos, cojo un farol, me aferro a mi caja y salgo a buscarlas.

Me introduzco en el bosque, sin saber qué dirección tomar. Aleatoriamente escojo el primer sendero y comienzo a caminar. Mis pasos no son sigilosos, es más, no me preocupo por el crujido de una rama u hoja seca bajo mis pies. Tan sólo intento esquivar todo posible objeto con que pueda tropezar mientras miro hacia arriba.

Las copas de los árboles encapotan el cielo dificultando así mi búsqueda, pero yo continúo andando y observando atentamente, por si en algún cachito de cielo se muestra alguna. Me acompañan las palabras mudas y a la vez sonidos claros de los animales, pero aún así sigo sintiéndome algo vacía.

Cuando la paciencia comienza a desvanecerse, una de ellas me sorprende. A su lado otras dos más, una tercera un poco más alejada diría yo.

Dejo el farol en el suelo y cierro los ojos, posando una mano en el pecho y otra en la cabeza. Los abro de nuevo sonriente: lo averigüé. Averigüé el camino definitivo.

Ahora corro, segura y sin farol, decidida y satisfecha.

Los árboles han quedado atrás, descubriendo ante mis ojos un cielo repleto de innumerables puntitos, recordándome a una pared de gotéele. La única diferencia es que éstos relucen allá a lo lejos como pequeñas piedras preciosas.

Decido acomodarme en una piedra idónea para tumbarse. Tras analizar el firmamento, fascinados, mis ojos se posan en una de las que más brilla. Me percato de que tumbada no voy a conseguir cazarla. Me incorporo pues, y despego mis pies del suelo hacia arriba, pero no es suficiente. Tengo que saltar más. Aún sabiendo de la existencia de la gravedad, yo vuelvo a saltar dos, tres, cuatro veces. La toco y entonces es mía. La tomo entre mis manos cuidadosamente y la introduzco en mi caja. Sigo pegando brincos cada vez que veo alguna que destaca, ya sea por su brillo, su parpadeo constante o simplemente por una corazonada.

Ya está. Con el último punto incandescente guardado en mi caja he perdido el último abrigo que me quedaba. Ésta no está llena ni mucho menos,  pero las que he conseguido esta noche son suficientes, no necesito más.

Cuando regreso y cuento las estrellas, me doy cuenta de que una de las que más me ha costado lograr, ya no está, se ha esfumado. Sin embargo, hay unas cuantas más que yo no había cogido. Han llegado solas a mi caja. Me percato entonces de que, aunque aparentemente brillan menos y son más pequeñas, en su interior irradian una luz cegadora y doblan en tamaño a las otras.

Indefinida..*

3 comentarios:

  1. FASCINANTE, no encuentro otra palabra.
    Esque me encanta como escribes, tía!
    Esta parte:
    << Sin embargo, hay unas cuantas más que yo no había cogido. Han llegado solas a mi caja. Me percato entonces de que, aunque aparentemente brillan menos y son más pequeñas, en su interior irradian una luz cegadora y doblan en tamaño a las otras. >>
    Esa parte me recuerdan a esos amigos que sin que tu los escojas llegan a tu corazón y te marcan la vida sin que tu quieras o no, y que no importa la apariencia, si no el interior.
    Me encantan, espero impaciente el siguiente<3
    A~

  1. Marco says:

    Alaaaaa... que relato tan guay!
    Está muy bien escrito! De forma fácil pero efectiva, sin demasiados adornos pero bonito :D
    jajaja! Yo una vez en vez de estrellas cacé rayos de sol! ;)
    Un besito!!
    Y recalco lo bonito de tu blog! =P

  1. Este relato me ha fascinado...me gustaría llamarte por tu nombre, pero lo desconozco jajaja.

    Ha impactado mi sensibilidad con una belleza que a mi me da la vida más allá que el aire que respiro a cada segundo que presencio.

    El atardecer es un espectáculo de la vida que me ha detenido y renovado tantísimas veces que no puedo dejar de sonreír ante el que las letras me transmiten a los ojos al comienzo de tu escrito.

    Ha sido un placer recorrer tus letras por la originalidad y el tono psicológico (de cuando psique significaba alma) que tienen.

    Un abrazo, gracias por haber leído mis textos y por haber escrito los tuyos.



Publicar un comentario

Asyncronnia - Indefinida*
Contactar:
msn: sara_2x.com (tuenti se da por msn)

¡Bienvenid@!


Asyncronnia es, ante todo, mi sitio. Como muchos, decidí crear este blog para compartir mis escritos (algunos infumables, y otros quizás valgan la pena) y conocer a personas que también son capaces de soñar. No sé a quién me dirijo. Para mí, escribir tiene dos sencillas reglas: Tener algo que decir y decirlo.

Mi mente es complicada. Le invito a entrar en ella. Sólo espero que no muera en el intento.

Fuera de tiempo.

Fuera de tiempo.

¿Qui suis-je?

Mi foto
Asyncronnia.
Madrid, Spain
Un sociólogo norteamericano dijo hace más de treinta años que la propaganda era una formidable vendedora de sueños, pero resulta que yo no quiero que me vendan sueños ajenos, si no sencillamente que se cumplan los míos.
Ver todo mi perfil

Visitas.

Seguidores.

Se ha producido un error en este gadget.